¿Conóces el espíritu de IKIGAI?

Unas reflexiones y una recomendación, después de 20 años de camino…………

Desde la irrupción del término IKIGAI en redes y en otros ámbitos de nuestra sociedad, vemos con sorpresa y pena  que, en la mayoría de los casos,  se trata de explicar y entender IKIGAI a través de gráficos y definiciones detalladas y organizadas,  como un concepto a partir de datos concretos o reales,  lo que,  desde nuestra humilde experiencia,  no hacen más que alejarnos de su comprensión  y de la cultura japonesa en general.

Así que hemos decidido poner por escrito unas reflexiones y una humilde recomendación.

En nuestro caso, como alumnas de Ikebana de la maestra Eiko Kishi (Escuela Mysho Ryu), empezamos el aprendizaje del Ikebana hace 20 años  lo que en ikebana como en cualquier otro arte tradicional de Japón supone iniciar un camino de formación y de vida,  un DO,  que para nosotros los occidentales es difícil entender o aceptar como válido  para progresar en el conocimiento  y  que,  por lo tanto,  require primero de un esfuerzo importante de humildad y acercamiento a la cultura de Japón.

El proceso no es fácil porque require de un trabajo de introspección ,  de interiorización,   sin programar objetivos o metas,   exámenes,  apuntes, gráficos, ni resumenes en los que facilmente se escapa lo fundamental,  su esencia…… . pero si tienen alguna posibilidad de iniciarlo, no duden ni un Segundo en intentarlo, porque supone  una experiencia  excepcional de crecimiento personal intransferible y dificil verbalizar para su divulgación .

Lo habitual, y lo decimos  por experiencia, es que la arrogancia nos entorpezca bastante el trabajo  pero el esfuerzo merece la pena. Después de muchas  crisis de incomprensión, y desánimo, gracias a nuestra maestra Eiko Kishi (sin buen guía, no hay buen camino) les podemos asegurar que hemos disfrutado de  muchos y valiosos avances y descubrimientos que han cambiado nuestra manera de mirar y comprender la naturaleza y la vida.

 

Viaje a Okinawa

Así pues, en este caminar de 20 años, cada uno de nosotros hemos ido también descubriendo nuestro o nuestros IKIGAI (no tiene porqué ser único ) y,  por lo tanto,  en nuestro ultimo viaje a Japón, abril 2017,  para asistir a  la X Exposición Internacional de Ikebana Internacional que se celebraba en Okinawa ,  nuestro entusiasmo era aún mayor porque entendiamos que iba a suponer un mayor acercamiento a la comprensión del término IKIGAI y  Okinawa fue una experiencia incredible pero en Okinawa tampoco  está la respuesta, ni la definición de IKIGAI.

Sin embargo,   ese espíritu de búsqueda, esa inquietude que nos mueve , la que  nos empuja a seguir en el camino,  la sentimos cada vez más fuerte, más presente, más cercana y con el tiempo  incluso nos ha ayudado a mirar a nuestro alrededor, a nuestra propia cultura, desde otra perspectiva que nos ha ayudado a descubrir que también en Occidente hay tradiciones y pueblos que han sabido canalizar, a lo largo de su historia,  esa inquietud o inquietudes,  en estilos de vida  o filosofías de vida que se acercan al término IKIGAI, solo  que, en la actualidad, los mecanismos  inconscientes de nuestro complejo de superioridad nos limitan mucho y no nos dejan observar, ni comprender.

Así que ahora, desde nuestra experiencia del camino de las flores (Ikebana), nos atrevemos a hacerles una recomendación.

Para entender IKIGAI, su IKIGAI, aunque les parezca raro, les proponemos primero una lectura del poema más universal del poeta C.P Cavafis.  ITACA

ITACA

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

C. P. Cavafis.

 

Si  a través de cualquiera de las artes tradicionales de Japón , inician su camino personal a Itaca,  si persisten a pesar de las innumerable crisis de incomprensión que les surjan,  a la sensación de fracaso o frustración que acecha constantemente…, no nos cabe la menor duda de que cada uno  entenderá el significado de IKIGAI, su IKIGAI,  aunque el término no tiene una traducción concreta en  otros idiomas y además comprenderán que intentarlo a través de gráficos y definiciones no tiene sentido alguno y aleja más que acerca a su comprensión .

Suerte!!! Y ojalá nos encontremos en el camino.

 

Grupo alumnas Ikebana Escuela Misho Ryu

Espacio Zen Contemporáneo-Getxo